No es casualidad que en Córdoba la Marcha de la Gorra ya sea una tradición: hace siete años que los jóvenes de los barrios más humildes se organizan para hacer visible el abuso cotidiano al que son expuestos por la Policía, principalmente, por dos razones: son jóvenes, son pobres.