Las políticas de seguridad de la Provincia de Córdoba están basadas en una estigmatización y criminalización de la pobreza con sectores definidos y zonas rojas que son definidas y publicadas por los medios de comunicación y las grandes empresas multinacionales.